Suzanne tiene 14 años de experiencia como trabajadora social y se centra en la atención al final de la vida. Suzanne entró en la profesión de trabajadora social después de que su padre enfermara y tuviera que recibir cuidados paliativos. Esta experiencia y su interacción con el personal del hospicio tuvieron un impacto tan profundo en ella, que Suzanne decidió entrar en la escuela de posgrado al año siguiente. Su experiencia laboral incluye el asesoramiento individual, la planificación del alta, el trabajo social en oncología y el trabajo con veteranos. Su objetivo es proporcionar siempre una atención amable, compasiva e individualizada.